Escrito por: Ana Platzer

¿Cómo tomar la decisión?

Los bebés eligen diferentes posiciones al término del embarazo, la posición del bebé suele ser una determinante para decidir si el parto será natural o se optará por una cesárea, pero lo cierto es que hasta el último momento no se sabe qué posición tomará tu hijo, y es que, aunque a los nueve meses tienen poco espacio para moverse,  no es imposible que lo hagan y cambien la posición, así que recomendaría pensárselo bien antes de realizar una cesárea, pues siempre estamos a tiempo de realizarla.

Los tipos de postura usuales en los bebés al nacer son: 

  • -De cabeza 
  • -De cara 
  • -De nalgas 
  • -posición Transversal 

En la mayoría de los embarazos a término, el 95% de los niños vienen de cabeza, suele ser lo más común.

Si el parto es prematuro hay más posibilidades de que no esté bien acomodado y en estos casos podría encontrarse en posición transversal.

Aunque la posición Transversal normalmente es un motivo irrefutable de hacer una cesárea, suele ocurrir también que a último momento se acomodan para salir, por eso no es recomendable elegir una cesárea sin dar la oportunidad a que el bebé se coloque de manera correcta.

Los estudios dicen que el 0.3% nace de cara, y esto suele ocurrir cuando hay alguna malformación uterina, suelen ser partos un poco más dolorosos, el bebé sufre más, pueden producirse edemas en el rostro del niño, producto del esfuerzo y la presión, y cómo último recurso, podría terminar en cesárea, lo cual no es usual.

El parto de nalgas suele ocurrir en algunos casos cuando el cordón es corto, esto no permite al bebé girarse con comodidad, aun así, tampoco se recomienda una cesárea, hay que dar la oportunidad de que el cuerpo de la madre y el bebé hagan su trabajo, y este pueda nacer de forma natural.

Con respecto a lo bebes con el cordón enrollado en el cuerpo, este es un punto muy delicado ya que también se considera un motivo importantísimo para hacer una cesárea, pero en la actualidad hay estudios que dicen que uno de cada 3 bebés nacen con el cordón umbilical enrollado y que esto no supone ningún peligro para la vida del bebé, ya que el cordón está perfectamente diseñado y cubierto por la gelatina de Wharton, este diseño permite que la sangre siga circulando sin problemas aunque hayan varias vueltas del cordón.

A lo largo del embarazo el bebé se enrolla y desenrolla del cordón muchísimas veces, esto no supone ningún problema y aunque el bebé esté a término, igual hay posibilidades que se desenrede al momento de salir, de no ser así, siempre habrá formas de evitar que esto sea un problema, ya sea cortando el cordón o desenredándolo mientras nace.

Mientras la placenta siga alimentando el cordón umbilical el bebé seguirá recibiendo la sangre y oxigeno necesarios para vivir, no hay ningún apuro de cortar, a menos que el cordón este tan apretado que estrangule al bebe, lo cual es casi imposible, aunque antiguamente se haya dicho lo contrario.

Entonces debemos entender que el bebé no se está asfixiando, pues como te repito, la placenta está conectada al cordón y el cordón al ombligo del bebé.

¿Cuáles son los motivos reales para hacer una cesárea?

Problemas como Placenta previa, enfermedades congénitas o deformaciones en el bebe, VIH o herpes genital, desprendimiento de placenta, sufrimiento fetal…

 Siempre se puede elegir una cesárea de emergencia, si el parto es de riesgo y no se sienten preparados, indudablemente deberán elegir dar a luz en el hospital, a no ser que tengan la confianza suficiente para asumir los riesgos y las consecuencias que esto pudiera traer.

Con una buena supervisión los riesgos son mínimos, y más aún si estás en el hospital.

Otro motivo que muchas mujeres eligen para realizar una cesárea es el dolor, se rinden ante el y al hacerse insoportable, tiran la toalla, y cuando el cuerpo hace un paréntesis para descansar de ese dolor, surge la mala información de los médicos de decir que el parto ya se ha estancado, sin dar opción a retomar, cuando hay mujeres que pueden tardar hasta 3 días en parir, 

Hoy en día hay muchos más métodos para controlar el dolor, inclusive el hipnoparto, que está teniendo muchos efectos positivos en la actualidad.

Considero algo muy importante tomar consciencia de la manera Indiscriminada en la que se están haciendo las cesáreas hoy en día, hay estudios que demuestran que algunos hospitales convierten el 50% de sus partos en cesárea.

Lamentablemente, hoy en día, lucrar de antepone al cuidado de la salud de madre y bebé, normalizando una práctica que es absolutamente para casos de emergencia. 

Una cesáreaes una cirugía mayor, que, aunque sea “común” hoy en día, tiene riesgos e incomodidades no solamente a nivel físico si no también a nivel energético.

El bebé necesita pasar por el canal de parto para tener un óptimo funcionamiento de sus pulmones y vías respiratorias, para exprimirlas y fortalecerlas.

Nacer por cesáreaaumenta el riesgo de padecer en un futuro enfermedades respiratorias y tener un bajo nivel inmunológico.

Perjudica a la madre en el proceso de producción de hormonas, de movilidad, de autonomía, de recuperación.

Así que personalmente hago énfasis en preparar dentro de sus posibilidades el espacio adecuado para el trabajo de parto, que debe ser íntimo, con facilidad de movimiento, con libertad, con baja luz, pero principalmente con intimidad. 

Recomiendo realizar una cesáreasolamente si es absolutamente necesario, cómo medida de emergencia, y en caso no tuvieran otra opción, les recomiendo aceptación del proceso como tal, a fin de cuentas, lo más importante es estar bien.

Si inevitablemente te harán una cesárea, les recomiendo prepararse mentalmente y leer todo lo que puedan hacer para que el proceso sea lo más fácil posible.

A fin de cuentas, en esta vida todo depende de cómo lo vivamos, de cómo lo aceptemos y de cómo lo integremos. 

Una cesárea también puede convertirse en un nacimiento maravilloso, todo depende con que ojos elijan verlo y que bajo ningún punto de vista permitan sentirse presionados o obligados a realizarla, si no, que sea de manera consciente, que estén de acuerdo con los motivos.

Finalmente sea como sea el nacimiento de tu bebé, prepárense para sentir y recibirlo con todo el amor del mundo, que su llegada se convierta en una experiencia positiva, y aun así, si se hace difícil, cuiden de estar siempre predispuestos a crear el mejor ambiente para la salud familiar.