Dicho de cualquier manera: “Lo que acepto me transforma y lo que lucho me somete”


Quiero compartir con humildad una apreciación acerca de lo que siento que está ocurriendo en estos momentos de nuestras vidas y que aparentemente algunos no compartimos o no somos conscientes…
Pareciera que tuviéramos un problema con asumir nuestra responsabilidad sobre las cosas que suceden en el mundo, cómo si estuviéramos separados de él…


Últimamente nos quejamos de muchas cosas y nos centramos en lo negativo que esta ocurriendo, buscando responsabilidad afuera, pero en realidad todo lo que vivimos a nivel planetario es una realidad que también estamos viviendo por dentro a nivel personal, y por más que querramos echarles la culpa a los que tienen el poder o a los que gobiernan el mundo, nosotros también tenemos responsabilidad.


Todo lo que es afuera es adentro y esas guerras que llevamos con nosotros mismos se manifiestan de una u otra manera afuera de nosotros.
Vivimos guerras internas con nuestro masculino y femenino, vivimos odiando y despreciando, vivimos juzgándonos, condenándonos, vivimos escapando de nuestra propia sombra cuando la única forma de liberarnos es reconociéndola y experimentándola tal y como se presenta.


¿Que pasaría si en lugar de escapar de la oscuridad y esconderla, fuéramos capaces de verla como algo que debemos transformar dentro de nosotros mismos?
¿Cómo serían nuestras vidas si nos reconociéramos en lo que más odiamos?
¿Que pasaría si reconocemos que la oscuridad que vemos en los demás está presente en nosotros mismos y que es momento de transformar?
¿Que pasaría si lo que no me gusta de ti, lo cambio en mi?


Que nuestra rabia y nuestro miedo ardan como el fuego del amazonas y se transformen en cenizas, para así dejar renacer nuevos sentimientos.

, ,