Prendiendo velas para intencionar paz.

Muchas veces tenemos miedo de ser nosotros mismos, pensamos que algo está mal en nosotros y que nunca somos suficientemente buenos,  pensamos que los demás son mejores y que logran más cosas que nosotros, tenemos miedo de ser incorrectos y vivimos tratando de agradar a todos los que nos rodean.

Nos pasa también que nos traicionamos haciendo cosas que no queriamos hacer en realidad, Tratamos de satisfacer a todos, viviendo en función a los deseos de los demás, pero a lo largo del tiempo , en el fondo, sabemos que esto nos hace infelices, y vivimos sufriendo internamente por no saber poner nuestros límites, por no tener una vida acorde a nuestro mandato interior.

¿Alguna vez te sucedió que te prometiste no aceptar hacer algo y en ese momento no pudiste decir que no?

Tenemos derecho a ser auténticos, a hacer respetar nuestro espacio, a confiar en lo que nos dice nuestra intuición, a respetar nuestro yo profundo, nuestra sabiduría interna.

¿Que pasaría si aprendiéramos a escuchar realmente nuestros deseos más profundos y fuéramos capaces de poner nuestros límites amablemente sin sentirnos culpables?

¿Que pasaría si nos atreviéramos a luchar por nuestros sueños y no por lo que los demás esperan de nosotros? 

¿Y si nos diéramos cuenta que tenemos el potencial para alcanzarlos?

Cada uno de nosotros es único e irrepetible, cada día tenemos una nueva oportunidad de empezar las cosas de otra manera, para rediseñar aquello que no nos deja avanzar.

Hoy es un buen día para escucharnos desde adentro, para no hacerle caso a esa voz.

Somos creadores de nuestra vida, cada pensamiento y acción crea nuestra realidad.

Comparto contigo 3 acciones que puedes realizar para fortalecer el ser tu mismo y no traicionarte:

  • Escucha tu cuerpo, con que acciones se siente cómodo y con cuales se siente incómodo. Cuando te sorprendas haciendo cosas para agradar a otros por quedar bien, se honesto contigo mismo, se consciente de lo que te está ocurriendo. Siendo consciente es el primer paso para lograr un cambio.
  • Escribe un diario con las cosas que observes que necesitas cambiar para sentirte auténtico, puedes escribir los sucesos del día en los que observaste que no estabas actuando como realmente hubieras querido, y al final de tu texto escribir una frase de empoderamiento que te haga sentir que puedes cambiar tu actitud la próxima vez( por ejemplo: “me pidieron que haga un trabajo extra y no pude decir no” frase empoderadora: “Soy Respetuoso de mi tiempo y me permito descansar en mis horas libres”. “Soy capaz de comunicar amablemente cuando no deseo hacer algo”)
  • Hacer un pequeño ritual de festejo cuando observes que no has traicionado tus deseos, que has sido capaz de decir “no” cuando no querías hacer algo, cuando lo dijiste sin sentirte mal. Por ejemplo: alguna frase interna que te de fuerza. Respeta tus deseos reales ¡No te traiciones!

¡NUNCA PERO NUNCA MÁS TE TRAICIONES!

, , , ,